DENIA VALLS DE LA MARINA. SEGUNDA PARTE

"El deporte delega en el cuerpo alguna de las virtudes más fuertes del alma: la energía, la audacia, la paciencia. Jean Giraudoux"


 La marcha es en domingo, lo que me da un día para recuperar de la paliza de 476 km hechos el día anterior.
Esa era la idea pero quedar con la grupeta de Denia para salir a regenerar no es buena idea y lo que iban a ser dos horas de rodaje se convierten en tres y a palos... si es que lo llevamos en la sangre, y todos diciendo que lo íbamos a pagar en la marcha, pero nada otro palo, y así todo el rato.

Lo que me trae a la mente la fábula del escorpión y la rana.
En ella un escorpión le pide a una rana que le ayude a cruzar el río. Prometiéndole no hacerle ningún daño, la rana accede subiéndole a sus espaldas pero cuando están a mitad del trayecto el escorpión pica a la rana.
Ésta le pregunta incrédula ¿cómo has podido hacer algo así?, ahora moriremos los dos ahogados, ante lo que el escorpión se disculpa diciendo, "no he tenido elección, es mi naturaleza".

Pues bien esa es la naturaleza de los ciclistas, somos incapaces de no responder a un ataque. ;)
Al final llegué a casa con las piernas perjudicadas y con algo de miedo de cara a la marcha del día siguiente.

Me levanto un poco justo de tiempo el domingo, desayuno algo rápido y a la línea de salida.
Cómo el año pasado es un placer poder saludar a tanta gente. Os dejo unas fotos con Santy Millán, que hacía la marcha cómo preparación para Titan Desert en la que está ahora participando y con Fernando Escartín.








Gracias a la estupenda organización y a las gestiones de Red Ciclista, este año se ha doblado en número los inscritos a la marcha siendo casi 400 ciclistas los que nos dimos cita a las 08 de la mañana.
La verdad es que todos mis temores se hicieron realidad en las primeras rampas de la marcha, las piernas pesan y pican en demasía. Sin duda mucha destrucción muscular y retención de líquidos.

Pero lo importante es pasarlo bien y cómo no puede ser de otra manera así fue. Los paisajes, los ánimos, los amigos hicieron que el duro recorrido fuese más llevadero.
Por poner un pero fué que a 5 km de meta se nos cruzó un coche y nos fuimos unos 8 corredores al suelo al intentar esquivarlo..., pero nada chapa y pintura. Ya todo en su sitio.

La fiesta siguió con una estupenda paella para todos los participantes y con la entrega de premios.
El equipo Redciclista se llevó alguno.


No response to “DENIA VALLS DE LA MARINA. SEGUNDA PARTE”